1999

 

 

Total de títulos representados: 11 (1 estreno y 10 reposiciones)

A pesar de los múltiples y constantes problemas suscitados por los conflictos laborales, la temporada registra voces de lujo y puede decirse que fue una de las mejores de los últimos años.

El domingo 7 de marzo y tal como estaba programado, se inicia el año con La Traviata. “Buenos Aires soportaba un calor de 34 grados (y 42 de sensación térmica) y el teatro se convirtió en una caldera hirviente: el sistema de refrigeración de la sala no entró en funcionamiento -o entró con considerable retraso- y en la platea y en los palcos el ambiente era irrespirable. En el escenario, los cantantes -encabezados por la soprano norteamericana June Anderson- se debatieron heroicamente contra el calor sin permitir que la adversidad climática afectara sus rendimientos artísticos. Realmente, dieron una muestra de responsabilidad profesional digna del mayor aplauso. Lo mismo cabe decir de la orquesta y de todo el personal artístico y técnico de apoyo. Cuando el director general del teatro, doctor Luis Ovsejevich, antes de levantarse el telón, intentó explicar el problema técnico por el cual no estaba funcionando el aire acondicionado, recibió abucheos y categóricas muestras de rechazo. En rigor, resulta inexplicable que en un teatro de tan alta jerarquía internacional se presente esta clase de contratiempos, producto de la negligencia y la dejadez de varias administraciones sucesivas. El Colón posee dos equipos de refrigeración, pero uno de ellos no funciona desde hace 12 años. El problema que se creó el domingo último no obedeció a un desperfecto accidental, sino al grado de deterioro de los equipos y a la falta de trabajos de mantenimiento. Fue un bochorno, en la doble acepción que admite esta palabra: la que refiere a un brote de calor sofocante y la que remite a la idea de un estado de cosas que avergüenza y ofende. No cuidar los edificios públicos -y en especial un recinto artístico que es orgullo del patrimonio cultural argentino- es faltar a uno de los deberes primarios de cualquier administración. Si la omisión, como en este caso, viene de lejos, lo que está a la vista es una imperdonable desidia, prolongada en el tiempo con una regularidad digna de mejor causa”. (La Nación)

Después de doce años vuelve Otello, con el rosarino José Cura haciendo su debut en el teatro, junto con la mezzosoprano Adriana Mastrangelo (uruguaya radicada en Argentina que ya había cantado en el ciclo Vamos a la Opera de la Fundación Konex en 1994), la soprano chilena Verónica Villarroel, e impactante régie de Beni Montresor, que dio lugar a encontradas opiniones.

Sorteados algunos problemas gremiales, se repone con altibajos Aurora, de Héctor Panizza, con Darío Volonté en el papel de Mariano, y Martha Colalillo como Aurora.

Excelente vesión de Pélleas et Mélisande, de Debussy, con Federica von Stade, la exquisita mezzo soprano que conocimos en 1980, en esta oportunidad junto a un impecable Francois Le Roux; la régie del argentino ya conocido por nuestro público –establecido en Francia- Jorge Lavelli.

Inolvidables La Bohéme, de Puccini, con el regreso de Mirella Freni, junto a Luis Lima, Luis Gaeta, Enrique Gibert, Erwin Schrott, y Paula Almerares, y la versión de Mefistofele, de Arrigo Boito, con Samuel Ramey en el papel principal.

En el capítulo alemán se ofreció Cosi Fan Tutte, de Mozart, con Dagmar Schellenberger y Hakan Hagegard, y la dirección de Leopold Hager. “Las voces del triunfo”, así califica la crítica La ciudad muerta de Korngold, señalándola como uno de los acontecimientos de la historia reciente del Colón; dice el musicólogo Abel López Iturbe “los más resonantes aplausos fueron para el dúo de Oswald y el vestuarista Aníbal Lápiz, y tan estruendosos como merecidos los que recibieron el director de orquesta Stefan Lano y los músicos de la Orquesta Estable del Teatro Colón, que tradujeron de la mejor manera una partitura con densidad wagneriana, transparencia y motivos de brevedad straussiana, y la grandilocuencia de Hollywood. Un orgánico inmenso, son siete percusionistas, y la difícil tarea de ensamblarla con la atormentada acción del escenario fue consagratorio para Lano, director que tiene auténtico dominio y autoridad para las óperas de este siglo que se termina”. Y volvió renovada, después de 16 años, Salomé, de Strauss, obra que sufriera varias prohibiciones en su historia, esta vez con la participación del norteamericano Tom Fox, Udo Holdorf, y la soprano dramática Renate Behle; dirección de Stefan Lano.

Se presenta también, después de 32 años, otra ópera del siglo XX: El cónsul, de Gian Carlo Menotti, con régie del compositor.

El año culminó con Lucía de Lamermoor, de Donizetti. “Antes de comenzar la función, se escuchó una voz en off que anunciaba que las funciones de "Lucia..." estaban dedicadas a la memoria de Alfredo Kraus [recientemente fallecido]. Se anunció también que por esa razón estaban en el Teatro su hijo y el embajador español, quienes descubrirían posteriormente una placa en homenaje al cantante. Cuando la notificación llegó a su fin, alguien, desde una ubicación en las alturas, gritó "Bravo, Alfredo". Y estalló la primera gran ovación de la noche, mucho antes de que Laura Rizzo o Darío Volonté pudieran entonar alguna nota”

Con Fernando Hasaj como director, actúa en el Teatro la Camerata Bariloche.

En ballet Igor Zelenski y Uliana Lopatkina brillaron con solistas y el Ballet Estable del Teatro. Perfectos los bailarines Alessandra Ferri y Julio Bocca con la Sinfónica y el Ballet Argentino. También Paloma Herrera y Ethan Stiefel en La bella durmiente. Ricardo Bustamante a la dirección del Ballet

El violoncelista Msrislav Rostropovich actuó con la Orquesta Sinfónica de Budapest de la Radio y Televisión Húngara. Se presentan también los Percusionistas de Estrasburgo, y  la Guerzenicher Orchester Koelner Philharmoniker.

La mezzo Frederika von Stade ofreció excelentes conciertos con la Filarmónica de Buenos Aires, y con la Camerata Bariloche.

Presentación de la Russian National Orchestra, con la dirección de Vladimir Spivakov y la actuación del pianista Nikolai Lugansky.

La soprano Fabiola Masino resultó ganadora del Certamen Nuevas voces 1999 de la Fundación Bertelsmann realizado en el Teatro Colón. La organización del certamen está a cargo de la señora Jutta Ohlsson, titular de los concursos que se realizan en el Teatro.

El Teatro comienza a ofrecer información en Internet.

Se  crea la asociación Juventus Lyrica, cuyos objetivos son proveer oportunidades a jóvenes artistas argentinos, ofrecer un espacio alternativo para el género lírico profundiza en el público el interés por la ópera.

 

INTENDENTE: de la Rúa, Fernando (6.8.1996-9.12.1999)
Olivera, Enrique (10.12.1999-6.8.2000)
Autoridades del Teatro :
Ovsejevich, Luis Director General

Juan Carlos Montero (desde el 14 de diciembre)
Perusso, Mario Director Artístico
Bordolini, Enrique Director Escenotécnico
Casasco, Carlos Mario Director de Administración
Censabella, Reinaldo E. Director de Estudios

 

 

siitio99

 

 

1999-BengoleayMakris

1999-traviata foto M

La ciudad muerta - Cynthia Makris / Carlos Bengolea

La Traviata - Foto M. Gómez

 

 

Dario Volonté

José Cura

 

 

 

Libro Teatro Colón

 

 

Operas 1999 - * estreno

 

Traviata, La  (Verdi, Giuseppe)

Otello  (Verdi, Giuseppe)

Aurora  (Panizza, Héctor)

Pelléas et Mélisande  (Debussy, Claude)

Bohème, La  (Puccini, Giacomo)

Mefistofele  (Boito, Arrigo)

Così fan tutte  (Mozart, Wolfgang A.)

Tote Stadt, Die *  (Korngold, Erich W.)

Consul, The  (Menotti, Gian-Carlo)

Salome  (Strauss, Richard)

Lucia di Lammermoor  (Donizetti, Gaetano)